lunes, 15 de marzo de 2010

Las piñas de Don Blas


España está viviendo momentos terribles con la aprobación de la ley del aborto.

Mantengo mis diferencias con el distinguidísimo Terzio sobre el rey (o la ameba al que le llaman de tal forma). Ya lo charlaremos.

Pero es importante pensar y meditar como se llega a esto mediante votos de católicos con la cantaleta del mal menor.

Y no lo digo por ajenos sino por nosotros mismos. Yo caí en la tentación, hice apología y me confieso públicamente.

El mal menor es puerta al Mal Absoluto (y lo dice antes que llegara el Zapato, cuando estaba el Asno con bigotes).

Dios nos regale más políticos como Don Blas Piñar en España y en "las Españas".

Natalio

9 comentarios:

Fernando dijo...

Hola, Natalio.

Si se puede elegir, me quedo 5.000 veces antes con el Natalio de los 3 enlaces, interesado/implicado en la política nacional real, que con el Natalio derrotista. Que el señor Blas Piñar, que ya tenía 70 años cuando murió Franco, que vivió sus mejores años antes de 1975, no vea futuro al régimen democrático, es una cosa muy comprensible. Pero creo que alguien de tu edad, de nuestra edad, ha de mantenerse abierto a la esperanza, confiar en que el sistema parlamentario, con sus pequeñas y grandes miserias, con las corrupciones de los políticos, tenga futuro, futuro en general, futuro en los valores morales.

Coronel Kurtz dijo...

Creo que hay una errata en el comentario de Fernando, donde dice "los políticos, tenga futuro", debería decir "los políticos tengan futuro". Hasta donde he sabido, con el sistema parlamentario, los únicos que tienen futuro son los políticos.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Don Natalio: Celebro mucho su buen humor y no soy insensible al que destila en esta entrada. Sobre todo me hace gracia -y me hace pensar- esa paradoja del mal menor como puerta al Mal Absoluto. No sé si existe tal cosa como el Mal Absoluto pero si una puerta da a él servirá tanto para acceder a él cuanto para huir de él. ¿No cree?
También me hace gracia el comentario del Coronel Kurtz. Me lo imagino en Camboya fumándose un puro.
Como muy bien dice usted: mis respetos sonrientes.

Natalio Ruiz dijo...

Estimadísimo Fernando:

Aprecio mucho tu comentario. No sabes lo importante que me resulta el ver comentarios disidentes cuando se nota el buen espíritu del comentarista.

En cualquier caso, no lo comparto.

Quitando la palabra "democracia" del medio que creo que es tan usada para cualquier cosa que ya nada significa (y lo que significaba originariamente era algo notablemente malo como forma prostituida o mala de un la República) creo que hay que distinguir algunos asuntos. (y otros volverán en post "ad hoc")

Creo que eres injusto con Don Blas (a quien conozco por mi familia y aprecio muchísimo). Más allá de cuestiones que puedo no compartir con su pensamiento conozco pocas personas más compenetradas con la vida política e institucional de su país. Si crear un movimiento político (después partido) como Fuerza Nueva con el primer objetivo de instaurar una España católica, ser diputado, mantenerse activo como referente, seguir luchando después de tantas traiciones, etc. no te parece que es estar implicado/interesado en la política nacional real.... pues entonces no sé qué sea eso.

Si por política "real" te refieres a los grandes partidos (pp o socialistas allí, peronismo, radicalismo pro y demás yerbas aquí) pues entonces, al menos al día de hoy, renuncio a mis esperanzas. ¿Por qué? Porque han demostrado que para ellos (los tuyos y los míos) todo es negociable.

Y por eso pido por hombres y políticos como Don Blas. Porque, compartiendo o no, sabes lo que piensan desde el principio, no ocultan verdades incorrectas y han sido toda la vida consecuentes con su pensamiento.

Eso quiero de un político, de un partido, de una agrupación, de un gobierno.

Respetos.

Natalio

Natalio Ruiz dijo...

Estimadísimo Coronel, comparto la errata.

Y eso me parece lo más triste: tanto allí como acá no se trata de un asunto de convicciones sino de plata y poder.

Respetos.

Natalio

Natalio Ruiz dijo...

Estimadísimo Padre Javier:

Tampoco creo que exista un "Mal absoluto" en sí aunque no me cabe dudas que existe un Malo de quien pedimos que nos libre el Padre nuestro (al menos en latín).

No obstante creo que existen "secundum quid" malos abosolutos. Por ej. con relación a la vida creo que la pena de muerte es un mar relativo (no necesariamente está mal en toda circunstancia de tiempo, persona, lugar, etc.) mientras que el aborto es un mal Absoluto. (e cosi via en el matrimonio la separación es mal relativo, el divorcio mal abosoluto, etc.)

En el caso político hay puertas que no hay que abrir, en el caso, el debate sobre el aborto, como el debate sobre la posibilidad de despenalizar la violación, la matanza de ancianos, etc. Y si nosotros, como mal menor elegimos gente que pretende que esas cosas son "manejables políticamente" estamos abriendo la posibilidad de que se instaure el Mal Absoluto. Si sabemos que adentro está el aborto ¿no es mejor directamente no abrir la puerta?

Digo, en lugar de buscar la salida una vez que estamos dentro....

Respetos absolutos.

Natalio

Javier Vicens y Hualde dijo...

Queridísimo Don Natalio:
Es usted tan amable conmigo que no tengo más remedio que insistir.
Aquí, en Españita, hay un debate.
-unos dicen que el PSOE -Partido Socialista Obrero Español- es la encarnación del diablo y que el PP -Partido Popular- es la salvación, vida y resurrección.
-otros dicen lo mismo, pero al revés.
-otros -los tibios- dicen que se trata de dos de las muchas caras del diablo.
-otros -los centristas- dicen que son las dos caras del mismo dios y que ellos son el dios de las dos caras.
Por supuesto, la mayoría de los españoles ni se interesa por esos debates ni va a votar cuando toca.
Y, al margen de los que debaten y de los que pasan de todo hay algunos grupos que se dedican fundamentalmente a matar -ETA y las clínicas abortistas- o a traficar con drogas.
He simplificado mucho el panorama porque pretendo hacer un comentario a su amable entrada y no una tesis doctoral.
Pues bien, en esta jungla un católico tiene que abrirse paso. No se trata de elegir entre el Árbol de la Vida o el Árbol Prohibido sino de elegir el mal menor. Y, por lo que se refiere al aborto, algunos católicos piensan que el mal menor es el partido que va a dejar las cosas como están, porque el otro las va a empeorar.
Otros piensan que el mal menor es un partido testimonial que tampoco cambiará nada. Yo no sé qué pensar: ninguna opción me parece buena. Trato de calibrar cuál de las malas es la menos mala. Por ahora he descartado el negocio del terrorismo, el de las drogas y el de las clínicas abortistas. Cuando lleguen las elecciones tendré que votar o abstenerme de hacerlo. Hasta ahora siempre he ido a votar. Si voy a votar tendré que elegir entre el PSOE, el PP -siempre gana uno de los dos- o un partido testimonial. No espero la salvación de ninguno de ellos.
Oiga, si usted ha leído todo esto, además de ser amable es usted muy paciente conmigo. ¡Gracias!

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Agradezco Natalio que haya venido a mi casa y se haya quedado en ella.
Como monja de clausura no tengo demasiado tiempo para mantener un contacto frecuente con cada uno de ustedes que quieren compartir aspectos de su vida como yo también les hago partícipes de la mia.
Me gusta su blog, pero no entiendo absolutamente nada de política, no es que no me interese, pero es un guego tan oscuro que francamente me hacen un gran lío sus discursos.
Que Dios le bendia Natalio
Sor Cecilia Codina Masachs O.P

Natalio Ruiz dijo...

Gracias Hermana por la visita! De todos modos, para ud. le recomiendo el blog principal: http://hombrecitogris.blogspot.com/

Más contemplativo (un poquito).

Respetos contemplantes.

Natalio